IN THE NEWS

Tenemos grandes oportunidades
Sun, 11/09/2016 - 15:43

El objetivo de nuestro gobierno es alcanzar la pobreza cero. Fue el compromiso que el presidente Mauricio Macri enunció durante la campaña y todos los días trabajamos para cumplirlo. Para lograr “Pobreza Cero” necesitamos crear más y mejor empleo en todo el país. Más trabajo, genuino y de calidad, es el único camino y hay una sola manera de recorrerlo: juntos.

Venimos de 12 años de falta de diálogo, de cepos económicos y productivos. Fueron años en que quisieron convencernos de que todo era un juego de suma cero, donde había que sacar ventajas en el corto plazo porque el largo no existía. En 8 meses hemos resuelto mucho. Sentamos bases sólidas para crecer: salimos del cepo cambiario y del default financiero; eliminamos el régimen arbitrario de comercio exterior; redujimos las retenciones al agro, eliminamos las que pesaban sobre la industria y estamos bajando la inflación. Lanzamos la “Ley Pyme”, para favorecer y facilitar el crecimiento del motor de nuestro país. El mundo entendió muy rápido que comenzamos la tarea en el rumbo correcto y nos está abriendo la puerta.

Estamos implementando un plan que lo hace posible. No es una declaración de intenciones. El Plan Productivo Nacional tiene objetivos concretos: crecer a 4% anual; aumentar el valor de nuestras exportaciones 8,7% cada año; duplicar la participación de Argentina en las inversiones que llegan a América Latina, pasando de 4 a 8%. Todos estos objetivos en pos de lograr lo más importante: crear 900 mil puestos de trabajo en el sector privado formal.

El Plan Productivo se construye sobre 8 pilares: mejora de las oportunidades de los trabajadores y de la productividad laboral; reducción del costo de capital; Plan de Infraestructura y Energía; Plan de Innovación y Tecnología; Equidad y eficiencia fiscal; Defensa de la competencia y la transparencia de los mercados; Integración inteligente al mundo; y Facilitación administrativa y desburocratización.

Creemos en un Estado promotor y facilitador. Y trabajamos todos los días mejorando las reglas, las leyes, reduciendo trabas y mejorando procesos, con más programas de financiamiento y mayor capacidad de dar respuestas y corrigiendo errores. Necesitamos que las empresas pierdan el miedo y se animen a ser protagonistas del crecimiento.

Tenemos grandes oportunidades. Miremos la producción de alimentos y bebidas. La FAO estima que la producción mundial debe crecer 60% en los próximos 35 años. El consumo de carnes se multiplicará por 6. La Argentina tiene todas las condiciones para convertirse en el líder global que atienda esa demanda. Alrededor de la riqueza de nuestro campo, que ya está en marcha con cosechas récord para este año, necesitamos impulsar toda la cadena de valor agregado de la agroindustria para que en cada supermercado del mundo haya alimentos argentinos. Fruto de la riqueza de nuestra tierra, pero también para agregarle valor y trabajo argentino.

En producción automotriz, una industria de altísimo valor agregado, somos líderes regionales y podemos crecer. Por eso avanzamos con la Ley de Autopartismo, para que nuestros autos argentinos sean cada vez más argentinos y se vendan en más lugares en el mundo.

El otro gran sector que será estrella de nuestro próximo desarrollo es el de los servicios de conocimiento. Hoy somos el segundo exportador regional de servicios vinculados al conocimiento, como el desarrollo de software, la consultoría o la producción de contenidos multimedia, entre otros. Tenemos que prepararnos para esa economía que dará empleo a miles de nuestros jóvenes en los próximos años y donde la tecnología permite que trabajemos al instante con cualquier lugar del planeta.

Más sectores vivirán un despegue en los próximos años: petroquímica, maquinaria agrícola, biotecnología, construcción, son algunos. Trabajamos con la convicción de que todos los sectores productivos tendrán nuevas y mejores oportunidades para crecer, porque el Estado está haciendo bien su trabajo y la competitividad se convierte en un objetivo compartido.   Hace unos días el presidente Macri participó de la cumbre del G-20 y los presidentes de las principales economías del mundo le hicieron un pedido: “Queremos trabajar con los argentinos”. Nos lo contó apenas llegó de China y esto nos obliga a redoblar el esfuerzo.

El diálogo con el mundo tendrá un hito histórico en estos días. Líderes empresarios globales vendrán a Buenos Aires para participar del Foro de Inversión y Negocios de Argentina, un evento que no tiene precedentes en nuestra historia y que tiene un solo objetivo: invitar al mundo a que venga a invertir en nuestro país y así generar más oportunidades de empleo en la Argentina.

keyboard_arrow_leftBACK